NPG mejora el control de calidad de sus productos

NPG mejora el control de calidad de sus productos

Cuando se cumple un año del funcionamiento de la nueva planta de ensamblaje de NPG, en la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz, el fabricante ha cumplido sus expectativas, obteniendo un control total sobre la calidad de sus productos en el proceso de producción, así como una mejora notable en el servicio postventa a sus clientes.

En la actualidad, el NPG cuenta con dos líneas de ensamblaje con una capacidad de producción de 30.000 televisores al mes de pequeña y mediana dimensión (de 14’’ a 32’’) y más de 40.000 unidades de receptores de TDT, y ya esta preparando la puesta en marcha de una tercera línea de ensamblaje para televisores de gran dimensión (hasta 47’’) con una capacidad de producción de 15.000 unidades mensuales.

Las líneas de ensamblaje automáticas del NPG están equipadas para que el producto, una vez ensamblado, se conecte a la red y todos los controles puedan realizarse en caliente.

En el proceso de ensamblaje de los equipos, y en cumplimiento de la directiva de seguridad eléctrica, se realiza el ensayo de rigidez dieléctrica (“dielectric strenght test”), sometiendo al dispositivo en producción a una tensión de 3.500V durante 5 segundos, para comprobar que no se producen rupturas o perforaciones del aislamiento.

Durante el proceso de control de calidad, ya sea de un televisor o un receptor TDT, se ensayan todas las entradas y salidas de los mismos. Además, el fabricante dispone de un departamento de Control de Calidad, compuesto por ingenieros que, de forma aleatoria y siguiendo unos patrones prestablecidos, toman unidades de las cadenas de producción y las someten a un exhaustivo control de funciones, para ver, por ejemplo, si son capaces de leer todos los formatos de vídeo y audio admitidos.

Si durante este control se observase algún defecto, y que dependiendo del tipo de fallo, sucediese a una o dos unidades, se paralizaría la totalidad de la producción para resolverlo. Por último, en la sala de “burning” o envejecimiento, los equipos son sometidos durante 24/48 horas (7 días para modelos nuevos) a una temperatura constante de 45ºC.

Durante este proceso, dichos equipos están en funcionamiento, alimentados a la red eléctrica, tanto en modo pruebas como recibiendo señal, y en condiciones desfavorables. Dicha prueba es un equivalente al funcionamiento del equipo, durante varios meses, en condiciones extremas. Todo ello hace que el ratio de RMA del fabricante, oscile entre a penas un 0,05% de un TDT al 0,15% de un televisor.

Por último, con el objeto de mejorar su operativa de producción y recursos logísticos, el fabricante ha terminado recientemente la construcción de un nuevo almacén de 500m2 con capacidad para 700 pallets, anejo a su edificio principal, con el objetivo de absorber las necesidades del incremento de su capacidad productiva.

NPG emplea a más de 150 personas en España y además cuenta con oficinas en Francia, Portugal y China.