Las zonas de sombra de la TDT persisten en Girona

 

Hace un año que Cataluña se introdujo completamente en la TDT, pero las zonas de sombra son aún una realidad, por ejemplo, en las comarcas de Girona, donde la recepción de la señal en los televisores de diversas poblaciones sufre problemas habituales. Es el caso de Begur, Blanes, Susqueda o Sant Julià de Ramis. Pantallas negras, imágenes pixeladas o sonido descompasado son los problemas más frecuentes que los vecinos de dichos municipios tienen que sufrir día a día.

En Sant Julià de Ramis, por ejemplo, el Ayuntamiento tuvo que instalar una solución provisional que supone un desembolso de 6.000 euros anuales para las arcas municipales. Aun así, todavía no han conseguido que entre en funcionamiento correctamente.

Begur se encuentra con el problema añadido de la merma en sus servicios turísticos. Son muchos los establecimientos turísticos que no reciben una buena señal. Hay zonas de sombra en el núcleo urbano y en la costa y la solución será la instalación de pequeños repetidores que mejore la recepción. Se pretende conseguirlo antes del inicio de la temporada alta pues, de lo contrario, podría haber más de un millar de personas afectadas por el problema de recepción de señal.

Menos vecinos se ven afectados en Susqueda, aunque porcentualmente el problema es mayor. El 50% de los 123 habitantes de esta pequeña localidad de 54 kilómetros cuadrados de extensión tiene problemas para ver con nitidez la televisión.

Las dificultades han empujado a muchos de ellos a optar por la instalación de antenas individuales, lo que supone un gasto de más de 3.000 euros.

En Blanes son cerca de 5.500 las personas que no ven correctamente la televisión. Aquí la solución ha sido más radical y pasará por la instalación de una antena de 21 metros de altura.

Fuente : El Mundo.es