Secretos de los receptores

Un aspecto fundamental para poder recibir la Televisón Digital Terrestre sin ningún problema es contar con el receptor de señal (o decodificador) adecuado.
Aunque la mayoría de los modelos de televisión modernos que se pueden encontrar hoy en día en el mercado ya traen esta tecnología incorporada, también existe la posibilidad de que aún haya usuarios que no cuentan en sus televisores con un receptor adecuado para poder ver cómodamente y sin interferencias la televisión del futuro.
Para ello, deberán adquirir un receptor, sintonizador o decodificador externo. Éste dispositivo puede ser de dos tipos: básico o avanzado. En el caso del primero, con él el usuario tan sólo podrá acceder a los canales de Televisión Digital Terrestre que están disponibles en abierto, es decir, a aquellos cuya recepción no requiere de ningún tipo de suscripción o pago.
Por su parte, el segundo tipo de receptor está dotado con el denominado estándar MHP, por lo que permite, además, el acceso a otro tipo de servicios exclusivos más avanzados, como pueden ser los servicios interactivos.
Igualmente, si la televisión no tiene euroconector, existen en el mercado decodificadores con modulador de radiofrecuencia integrado.
En cualquier caso, es importante que el usuario se informe de la calidad de los aparatos, porque no todos los decodificadores son iguales.
Para internautas
¿Y qué pasa en el caso de aquellos usuarios que prefieren ver la televisón a través de su ordenador personal en vez de a través de un aparato de televisión convencional?
En este caso es necesaria una tarjeta sintonizadora DVB-T, con interfaz de radiofrecuencia RF. Este dispositivo se conecta directamente desde el ordenador al cable de la antena clásica, igual que en las teles sin euroconector. En este caso, la interactividad se produce mediante el módem que el usuario tenga conectado al PC.
No obstante, para ver la Televisión Digital Terrestre a través del ordenador también es posible acceder mediante una conexión a través del decodificador STB.
A pesar de que esta solución supone costes menores y un manejo más sencillo, el principal inconveniente es que no permite guardar la información recibida a través de Internet.
Al margen de estas dos alternativas, existe una tercera opción híbrida que combina las principales características de los dos modos de conexión (STB+PC). Para ello será necesario contar con un STB especial que tenga conexión estándar al ordenador a través de un puerto USB
Fuente : ElDiarioMontanes
Claudio Hernández Diesl.es