Aumenta 54% el reciclaje de televisores hasta cerca de las 10.000 toneladas

El número de televisores reciclados en España aumentó un 54% en 2008 respecto al año anterior, llegando a las 9.777 toneladas, aunque todavía un 70% de los hogares españoles posee un televisor de ‘tubo’, que contienen componentes muy contaminantes y que no están adaptados a la Televisión Digital Terrestre (TDT).
Este aumento en las cifras de televisores reciclados se explica «gracias a una mayor sensibilización de los consumidores», ha declarado a Efe Jordi Julián, director de proyectos de Ecotic, el mayor ente de reciclaje de estos aparatos en España.
Julián ha subrayado la importancia de reciclar especialmente los televisores llamados «de tubo», que son los más antiguos y contienen altos porcentajes de plomo y fósforos en el tubo de rayos catódicos.
Además, algunos televisores contienen también elementos contaminantes como el cadmio o plásticos inflamables.
El director de proyectos de Ecotic ha explicado que el proceso de reciclaje de un televisor es «complicado», ya que debe desmontarse manualmente para separar los componentes reciclables de los que no lo son, una vez separados, las carcasas y componentes electrónicos son triturados y recuperados, mientras que el tubo de rayos catódicos recibe un «tratamiento específico».
La venta de televisores se han estancado en España a pesar de la proximidad de fecha de la desaparición de la señal analógica, que será completada el 3 de abril de 2010, aunque sí ha permitido a los fabricantes mantener el volumen de ventas mitigando así los efectos de la crisis económica en el mercado español.
Alfredo Lozano, jefe del departamento de mercadotecnia de Sharp, el segundo mayor fabricante de televisores de España, ha asegurado que los datos de ventas de 2008 reflejan una situación de continuidad respecto a los de 2007 aunque la caída de los precios ronda el 11%.
Lozano ha explicado que hay razones para el optimismo en comparación con la caída de las ventas de otros aparatos como los de aire acondicionado, que han bajado un 40%, o el de material fotográfico, que ha padecido recortes del 20%.
Lozano ha afirmado que «muchos españoles prefieren adquirir un descodificador de TDT antes que comprarse un televisor nuevo» y ha añadido que a pesar de las campañas institucionales «más de la mitad de los hogares continúan sin estar preparados para la desconexión».
«La tecnología de los nuevos televisores de pantalla plana ha evolucionado mucho en los últimos años mientras que la de los televisores de ‘tubo’ no cambió en 40 años» ha apuntado Lozano, quien ha añadido que los televisores de pantalla plana siguen manteniendo componentes contaminantes aunque en menor cantidad.
Los televisores de tecnología LCD «contienen un 95% de mercurio en el fluorescente de retroalimentación» aunque Lozano ha anunciado que los nuevos modelos que saldrán a la venta durante este año han conseguido reducir esta cantidad hasta el 10%, por su parte los televisores de plasma contienen todavía fósforos contaminantes.
A pesar de la caída de los precios y de la necesidad de adaptar el aparato a la TDT, todavía muchos hogares españoles conservan un televisor de tubo con una antigüedad de más de ocho años y «sorprendentemente ha habido un aumento de las reparaciones de estos aparatos» que no cuentan con descodificador de TDT incorporado, ha añadido Lozano.
Claudio Hernández Diesl.com