Suspenden por problemas técnicos el lanzamiento de cohete ruso con satélite GOCE

El lanzamiento fue abortado 7 segundos antes de efectuarse por causas técnicas, problemas en la apertura de batientes de la torre de servicio.
El lanzamiento del cohete ruso Rockot, que debía poner en órbita el satélite europeo GOCE, fue aplazado a último momento, a sólo 7 segundos de la ignición de motores, por un problema en la torre de servicio de la rampa de lanzamiento. «El lanzamiento fue abortado 7 segundos antes de efectuarse por causas técnicas, problemas en la apertura de batientes de la torre de servicio», precisó un portavoz de la Agencia Espacial Europea (ESA) citado por la agencia rusa Interfax.Fuentes de las Fuerzas Espaciales de Rusia (FER) informaron que el lanzamiento fue aplazado 24 horas. «Por causas técnicas, el lanzamiento ha sido pospuesto para la fecha de reserva, el 17 de marzo, a la misma hora (14:21 GMT)», dijo a la agencia Interfax el coronel Alexéi Zolotujin, ayudante del comandante en jefe de las FER. El portavoz militar no precisó los motivos por los que fue aplazado el lanzamiento del Rockot, cohete especializado en situar aparatos en órbitas bajas. El portador debía haber sido lanzado a las 14:21 GMT desde el cosmódromo de Plesetk, a unos 800 kilómetros al noroeste de Moscú. Por su parte, un portavoz de la Agencia Espacial Europea (ESA) dijo a la agencia oficial RIA-Nóvosti que «el lanzamiento ha sido aplazado como mínimo 24 horas». El lanzamiento estaba siendo transmitido en directo por el canal de televisión «Vesti». El satélite GOCE, encargado de establecer una cartografía de la gravedad de la Tierra servirá, entre otras cosas, para medir las variaciones en la circulación oceánica y el nivel del mar. El satélite, concebido por un consorcio de 45 empresas lideradas por Thales Alenia Space, está equipado con un gradiómetro ultrasensible capaz de medir variaciones del campo magnético en tres dimensiones. Con los datos recogidos con ese instrumento se podrá establecer un mapa de alta resolución del geoide, es decir, tanto la superficie de referencia del planeta, como de las anomalías de la gravitación. Eso debe permitir conocer mejor la estructura interna del globo terrestre y disponer de datos para estudiar los terremotos, los volcanes, los océanos, el clima y, en particular, la circulación oceánica. La ESA ha destacado las diversas aplicaciones prácticas del GOCE en el sector de la vivienda, el urbanismo o la topografía.
Fuente : EFE, extraído de EuropaSur
Claudio Hernández Diesl.com