Telecinco alarga su crisis

Todo sucede deprisa en televisión. Por eso, resulta útil remontarse un poco en el tiempo. Según los datos de audimetría, la cadena líder en mayo de 2006 era TVE-1 con el 24,2% de share. Pronto la primera cadena se vio superada por Telecinco, que estuvo más de dos años como líder. Pero la cadena de Mediaset se ha vuelto a ver superada por la pública. El liderazgo se logra ahora en torno a los 17 puntos y Telecinco (14,9) ha perdido más de 7 desde mayo de 2006, en un mercado donde la fragmentación es imparable. Antena 3, que ha perdido 4,4 puntos desde mayo de 2006 y ahora se encuentra en segunda posición (15,4%), superada por TVE-1 (17%). En la revolución de las audiencias de televisión que se produce desde 2006 destacan tres cuestiones. En mayo de 2006, las televisiones públicas (sumando autonómicas y estatales) acumulaban el 46,5% del share. Ahora alcanzan el 36,4% y su retroceso continúa, a la par que sufren cierta crisis de identidad porque la búsqueda de cotas más altas de audiencia les lleva a descuidar su vertiente de servicio público. Lo que Sofres denomina “otras??? (locales, cable, satélite, TDT) supone ya el 15,5%, un 8,6% más que en mayo de 2006. Cuatro y La Sexta sumaban el 6,1%. Hoy suponen el 13,2% y subiendo. Las pautas generales parecen claras. Las televisiones comerciales líderes parecen en retroceso de audiencia. Las públicas, en pleno debate sobre su financiación y el papel que debe jugar en ellas la publicidad, continúan su declive. Formas de TV como cable, satélite y TDT crecen en vísperas del “apagón analógico???. El auge de YouTube, la facilidad con que algunos segmentos de la audiencia descargan contenidos en internet y la entrada de contenidos televisivos en móviles, son exponentes de la transformación de un medio en estado de flujo. Los anunciantes están tomando nota.
Fuente : Gaceta.es

Claudio Hernández Diesl.com

Cerrar menú